SIN COLAS: Entradas y visitas sin colas en el Vaticano

Roma Cristiana

La Cárcel Mamertina

La Cárcel Mamertina

La Prisión Mamertina

La Carcere Mamertina o la Cárcel Mamertina, se encuentra ubicada en el rione de Campitelli y más concretamente en el histórico Comicio del Antiguo Foro Romano. Construida alrededor del año 386 a. C., fue en sus orígenes la única prisión existente dentro de la capital romana. Por sus celdas pasaron importantes prisioneros del Estado Romano, ¿quieres saber sus nombres? Descubre los secretos de esta antigua prisión de más de 2.400 años.


Orígenes

Existen diferentes teorías acerca de la creación de la Carcere Mamertina. Originalmente, el espacio fue pensado como una cisterna para un manantial situado en el actual Foro Romano cuya función principal fue abastecer de agua al pueblo romano. Pero en lo que respecta a su uso como prisión, el historiador romano Tito Livio atribuye su construcción al cuarto rey de Roma, Anco Marcio en torno al 640 – 616 a.C. Aunque la historiografía también la relaciona con el primer saqueo de Roma por los pueblos galos hacia el 386 a.C. No obstante, la historia no acaba aquí. A esta prisión también se la suele conocer como el Tullianum pues debe su nombre a Servio Tulio, quien fue responsable de ampliar el espacio durante su reinado en el siglo VI a.C.

Esta prisión se usaba para encarcelamientos de corta duración, normalmente para presos que estuvieran esperando a ser juzgados o esperando a la pena de muerte. Constaba de dos celdas subterráneas, una de ellas situada por debajo de las alcantarillas de la ciudad. En 1.597 se llevó a cabo la construcción de la actual iglesia de San Giuseppe dei Falegnami sobre los restos de la antigua cárcel siguiendo los diseños del famoso arquitecto del barroco, Giacomo della Porta.


Visita a la Cárcel

Aunque es cierto que se construyó una iglesia sobre los restos de la Carcere Mamertina, estos fueron respetados y aún es posible acceder a ellos a través del templo. Una vez accedemos, nos daremos cuenta de que no es una prisión tal y como las entendemos hoy en día, sino que se asemeja más a las antiguas mazmorras medievales. Al estar ubicada cerca de un sistema de alcantarillado, los textos antiguos hablan de ella como una cárcel húmeda y estremecedora compuesta por dos espacios ubicados en planos diferentes.

La celda superior tiene forma trapezoidal y sus muros están compuestos de bloques de toba. A uno de sus laterales podemos ver dos placas donde se recuerdan algunos de los nombres de presos famosos que han pasado por allí y cómo fueron ejecutados. Destacan Vercingetorix, el héroe galo que luchó contra Julio César en las guerras de las galias y que fue más tarde y los santos San Pedro y San Pablo, quienes poseen además un altar con dos bustos. Finalmente, la celda inferior es de forma circular y es la que toma el nombre de Tullianum en honor a su constructor, el rey Servio Tulio.


La zona

La Carcere Mamertina se encuentra dentro del recinto del Foro Romano situado en el rione de Campitelli. Los visitantes que decidan acercarse a ver este monumento tan singular, podrán aprovechar su estancia para ver el resto de maravillas que hicieron de Roma el mayor de los imperios más importantes de la historia. En esta zona también podréis disfrutar de la Piazza del Campidoglio en donde se encuentran los famosos Museos Capitolinos y del famoso Coliseo.

Al tratarse de una zona tan turística, encontraréis restaurantes a los alrededores de los monumentos más importantes. Concretamente son famosas en estas calles las pizzerías al taglio o al corte, en dónde podremos pedir porciones de cualquier pizza que tengan en el mostrador y comerlas sentados en la barra o mientras seguímos paseando por los alrededores del foro.


Puntúa este reportaje

Haz click en la estrella con tu puntuación

Puntuación media 5 / 5. Número de votos: 1

Reportajes relacionados
Roma Cristiana

Visitar El Coliseo de Roma

Roma Cristiana

Las Catacumbas de San Sebastian y San Calixto

Roma Cristiana

La Basílica de Santa María Mayor

Roma Cristiana

La Basílica de San Eustaquio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *