Consejos de seguridad al visitar el Vaticano

Consejos de seguridad al visitar el Vaticano

Actualizado el miércoles, 23 agosto, 2023

Recomendaciones de seguridad en el Vaticano

En este reportaje ofrecemos algunos consejos de seguridad para visitar el Vaticano, uno de los lugares más vigilados del mundo pero que sufre como en todos los puntos de afluencia masiva de personas, el problema de los pequeños robos. Aquí van algunas notas:


Carteristas en el Vaticano

Por desgracia, un lugar como el Vaticano es ideal para el carterista. En un punto muy concreto y limitado en el espacio se reúnen cientos de miles de personas embelesadas por la emoción de estar en el centro mundial del Catolicismo y distraídas antes la magnitud y belleza de los monumentos.

La visita al Vaticano tiene que ser relajada pero no inconsciente y no hay que dar más oportunidades de la cuenta a los ladrones. Las reglas básicas del sentido común son suficientes. Hay que prestar especial atención en las aglomeraciones de personas y en las colas. Vigilar bolsillos, bolsos y carteras y no dejar equipajes sin atender.

Mantén tus objetos de valor (como dinero, tarjetas de crédito y pasaporte) en un lugar seguro y difícil de acceder para los carteristas.

Es habitual que los turistas o peregrinos sufran este tipo de pequeños robos, que además son difíciles de esclarecer ya que el delincuente tiene muy cerca la huida a otro país… Los ladrones no respetan ningún lugar por más sagrado que sea. Se han producido robos incluso en la Capilla Sixtina.

Se recomienda que los visitantes mantengan su pasaporte en un lugar seguro en el hotel y que guarden una foto del mismo en su teléfono en caso de que los agentes de policía se lo soliciten. Los visitantes deben llevar poco dinero en efectivo, guardarlo en un lugar discreto y realizar todos los pagos en línea.

Las mochilas sólo deben usarse para cosas sin importancia como botellas de agua, pañuelos, bufandas o abrigos ligeros


Respeto a lo sagrado

Las autoridades del Vaticano se toman muy en serio la Santidad de su pequeño Estado y no aceptan comportamientos indecorosos o irrespetuosos.
Zonas como San Pedro, Los Museos o la Basílica tienen un nivel de vigilancia muy alto y los agentes de seguridad se infiltran a menudo entre la multitud con la apariencia de meros turistas o peregrinos.

Viste de manera apropiada, mantén un comportamiento respetuoso y sigue las indicaciones sobre la fotografía y la grabación de videos en áreas designadas.

Nuestro consejo es que respetes el lugar que visitas y no provoques altercados o tengas comportamientos obscenos ya que serás amonestado y posiblemente expulsado. Nosotros hemos sido testigos de un guardia de la Basílica que llamaba la atención de un turista que se hacía una foto con los brazos extendidos bajo un haz de luz proveniente de la cúpula. Una broma inocente seguramente, pero fuera de lugar.


El autobús 64 hacia el Vaticano

La célebre linea de autobuses urbanos 64 de Roma conecta la estación de Términi con la Ciudad del Vaticano. Este autobús es muy famoso por la abundancia de carteristas así que busca alternativas o presta máxima atención a tus pertenencias.


Los buscavidas

En tu visita al Vaticano puede que te encuentres con personas que te ofrecen productos o servicios directamente en la calle. No queremos generalizar pero pensamos que no es buena idea confiar en estas personas y desde luego te expones a ser timado o estafado.

Siempre elige guías turísticos con licencia y verifica su credibilidad antes de contratar sus servicios, reservando con nosotros no tendrás ese problema

Nuestro consejo es ir al Vaticano informado y con todas las visitas reservadas desde casa. En nuestra sección de entradas y tours podrás hacer todas las reservas necesarias para la visita al Vaticano a precios excelentes y con la garantía de los mejores operadores.


Llamar a la policía

Si has sido víctima de un robo y quieres denunciar o buscar asesoramiento te aconsejamos acudir directamente a la policía italiana. Suele haber agentes del cuerpo especial de vigilancia del Vaticano en la misma Plaza de San Pedro y aledaños.
En principio no acudas a la Guardia Suiza. Te podrán dar consejo pero sus funciones son otras.


Terrorismo internacional

Por ahora, y esperamos que para siempre, Italia ha quedado fuera de los grandes atentados europeos.  El Vaticano es una de las zonas más seguras del mundo en este momento. En torno al Vaticano y el centro de la ciudad se ha creado una zona de seguridad en la que está prohibido el acceso a vehículos pesados. En varios puntos hay controles de detectores de metales en accesos de peregrinos y turistas, incluyendo zonas sensibles como el Coliseo.

El dispositivo de seguridad lo completan diez mil agentes, que patrullan las calles de alrededor del Vaticano y más de 100 agentes adicionales para el control de estaciones y aeropuertos.

Sigue las instrucciones del personal de seguridad y coopera con ellos en los puntos de control de entrada para garantizar la seguridad de todos los visitantes.

El Vaticano es un lugar muy seguro
El Vaticano es un lugar muy seguro

Controles y objetos no permitidos

En tu visita al Vaticano tendrás que pasar por uno o varios controles de seguridad con detector de metales. Para facilitar y agilizar el trámite, se recomienda mostrar con antelación objetos que puedan ser no autorizados como paraguas u objetos cortantes como navajas o tijeras.

Los paraguas medianos o grandes no telescópicos, los sticks o bastones que no se usen para caminar, los trípodes, banderas o pancartas deben ser depositadas en la consigna. Sí se permiten pequeños objetos para señalar la posición de los guías oficiales.

Se prohíbe absolutamente el acceso con armas o materiales peligroso aunque se disponga de licencia válida, incluido personal de policía. Las armas no se pueden dejar en la consigna.


Personas que nos pueden disturbar durante la visita

El Vaticano es un lugar plácido y seguro y no se suelen dar situaciones desagradables o momentos de presión excesiva por parte de vendedores o buscavidas. En otras partes de Roma el problema es algo más intenso y suele venir principalmente de la mano de tres tipos de personajes:

– Vendedores ambulantes. Pueden llegar a ser insistentes si no se les contesta con una educada firmeza. En algunos casos pueden ser algo invasivos y persistentes. Ignorar la oferta y decir firmemente «no, grazie» suele ser suficiente.

Ten en cuenta que la compra de productos de vendedores no autorizados puede ser ilegal y de calidad dudosa. Es mejor adquirir tus recuerdos en tiendas establecidas y confiables.

– Guías de turismo no oficiales. En el entorno del Vaticano es muy común que se nos aproxime una persona que se ofrece como guía de turismo o como conseguidor de entradas prioritarias. Es arriesgado caer en sus ofertas y en cualquier caso las condiciones deben estar absolutamente claras. Si quieres reservar con seguridad entradas sin colas para los Museos Vaticanos pulsa en el enlace.

– Personas disfrazadas. Suelen estar cerca del Coliseo y se disfrazan de gladiadores o de romanos. Cualquier foto con ellos debe ser previamente negociada con condiciones claras. Evita malos momentos que pueden venir de no prefijar precios o de intentar hacerte una foto con ellos sin pagar. Piensa que llevan armadura y gladius.

Taxistas estafadores. Se han reportado casos de estafas por parte de taxistas en la puerta de los Museos Vaticanos, sobre todo en casos de turistas de los últimos turnos de visita.


Más consejos

Consejos en los Museos Vaticanos


 

Puntúa este reportaje

Haz click en la estrella con tu puntuación

Puntuación media 4.8 / 5. Número de votos: 5

Todavía no hay votos. Sé el primero.