SIN COLAS: Entradas y visitas sin colas en el Vaticano

Qué ver en el Vaticano

Las obras más importantes de la sección contemporánea de los Museos Vaticanos

sección contemporánea de los Museos Vaticanos

Las obras más interesantes de arte contemporáneo de los Museos Vaticanos

La inmensa mayoría de los visitantes que llegan hasta el Vaticano lo hacen para contemplar de cerca los tesoros que el arte, en todas sus manifestaciones, ha producido durante miles de años, desde la Civilización Egipcia (Museo Gregoriano Egipcio), hasta las obras más célebres del Renacimiento, como la archiconocida Capilla Sixtina. Son pocos los conocedores de la existencia de la sección Contemporánea de los Museos Vaticanos que se revela toda una sorpresa para el visitante.

Se encuentra integrado en el recorrido que va desde los Apartamentos de Los Borgia hasta la Capilla Sixtina, dividido en 9 salas en las que se exponen de forma permanente un total de casi 8000 piezas de diversos artistas tanto del panorama nacional italiano, como internacionales de un arco cronológico, que aunque breve, es muy significativo pues es el periodo de la transformación, de la reinterpretación de las artes que tiene lugar entre los siglos XIX y XX.

Su inclusión en el recorrido es bastante reciente, ya que fue inaugurada el 23 de junio de 1973, por deseo expreso del entonces Papa Montini, que pretendía materializar la iniciativa de Paolo VI de restaurar el diálogo entre la Iglesia y la Cultura Contemporanea y qué mejor manera que revisitando la iconografía eclesiástica a través de una perspectiva tan actual como la de los artistas contemporáneos que se exhiben en este recorrido, que se convertirán en reclamo y conexión con las nuevas generaciones.


Piedad, de Vincent Van Gogh (foto arriba)

Se trata de uno de los últimos lienzos del conocido artista que no obstante su profunda espiritualidad, la había exteriorizado poco en el campo artístico, pero que queda patente en obras como esta, inspirada en la Piedad de Eugène Delacroix, en al que expone el mismo tema bajo la visión del impresionismo o casi post-impresionismo en el que las figuras se distorsionan en trazos sinuosos iluminados por colores brillantes y vivos    que nunca se habían empleado para tratar temas de dolor pero que, al contrario de lo que se pudiera esperar, no resta sentimiento, ni intensidad a la obra.


El Pensador, Auguste Rodin

Es otra de las grandes obras que se exhiben en esta sección de los Museos Vaticanos, es una estatua exenta de gigantescas proporciones en bronce, que a través del realismo antropocéntrico caracterizado por la desproporción, o la exageración de las extremidades consiguiendo plasmar las emociones humanas con fuerza y expresividad. Una figura que fue concebida para formar parte de un conjunto llamado “La Puerta del Infierno” para la que se inspira en los poemas de Dante. En ella vemos un hombre que se muestra completamente absorto en sus pensamientos, que se ha convertido en todo un símbolo de la inteligencia y la creatividad.

El Pensador de Rodin

El Pensador de Rodin


La Virgen con niño, Henri Matisse

Es parte de un estudio realizado por Henri Matisse en sus últimos años de vida cuando se encontraba trabajando en su último proyecto en el que debía decorar la Capilla de Vence. Este es en concreto un boceto en carboncillo de lo que el gran pintor había concebido como tema para el presbiterio de la misma, la iconografía de la virgen con el niño, pero que como el resto de su obra se reduce a los trazos esenciales, desponjándola de toda humanidad, para ir más allá de la belleza a la esencia, al símbolo, que en este caso sería el amor. La obra fue donada a los Museos Vaticanos por Pierre Matisse en 1980 y desde entonces se exhibe junto a otras piezas como el Crucifijo de Bronce que fueron concebidas para la Capilla Vence.

Virgen con niño

Virgen con niño


Cristo y el Pintor, de Marc Chagall

El maravilloso y sugestivo cuadro simbolista del ruso-francés Chagall es un retrato de pintor junto al Cristo crucificado, en un tema que este genio trató en otras ocasiones. Con su paleta y el pincel en la mano crea una pintura esquematizada con la figura de Cristo en la cruz como centro de la escena, un Cristo de piel amarilla casi sobrenatural y que une el acto de sacrificio del hijo de Dios con su propia acción de pintor. Figuras sobrenaturales de cuentos de hadas y simbología judía (el candelabro), completan esta sugestiva obra religiosa de este genio del arte contemporáneo.


La Crucifixión, de Gerardo Dottori

Este maravilloso cuadro, profundo y colorista destaca por la poesía de la composición, con la cruz y las figuras sinuosas de los cuerpos femeninos en su base que se funden cromáticamente con el Cristo crucificado, en un impactante lienzo de 170 x 133.
Esta obra futurista pintada en 1927 es una variante religiosa de este movimiento de vanguardia y causó cierto escándalo en su momento.


 

Puntúa este reportaje

Haz click en la estrella con tu puntuación

Puntuación media 5 / 5. Número de votos: 1

Todavía no hay votos. Sé el primero.

Reportajes relacionados
Qué ver en el Vaticano

Visitar la Capilla Sixtina, acceso y detalles de la obra

Qué ver en el Vaticano

La Basílica de San Pedro del Vaticano

Qué ver en el Vaticano

Visitar los Jardines del Vaticano

Qué ver en el Vaticano

Visitar la tumba de Juan Pablo II

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *